Conectarse

Recuperar mi contraseña





Últimos temas
» XXXWorld: Una nueva aventura [Apertura] [Normal]
Sáb Dic 01, 2012 9:45 pm por Invitado

» blackstone academy [Afiliacion Normal]
Sáb Nov 17, 2012 1:38 pm por Invitado

» # ' Broken Wonderlan { Afiliación Normal // Nuevo }
Dom Nov 04, 2012 6:10 am por Invitado

» Boton afiliacion elite
Miér Sep 19, 2012 2:16 pm por Invitado

» Al fin en casa /Libre/
Sáb Sep 08, 2012 2:48 pm por Cadmus Rotherdam

» A la sombra de la catedral /Privado/
Miér Sep 05, 2012 9:19 pm por Tatsumi Blakwolf

» Regreso al origen -Libre-
Dom Sep 02, 2012 9:47 pm por Cadmus Rotherdam

» Sobre Sternbild City
Sáb Sep 01, 2012 2:30 am por Afiliacion Elite

» Tensión - Libre -
Vie Ago 31, 2012 3:46 pm por Michel Nigthcrow



Homo Club PhotobucketThe Damned IslandDB WORLDThe Damned IslandThe Damned IslandThe Damned IslandThe Damned IslandThe Damned IslandThe Damned Island

Este foro se visualiza mejor con Mozilla Firefox & Google Chrome

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License
.

Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Shinra el Mar Jul 10, 2012 10:54 pm

Recientemente sus salidas habían sido extrañamente continuas, al parecer había mucho movimiento en la Isla Mansel estos días y un buen informante no podía permitirse dejar que la corriente constante le expulsara. Aunque ciertamente tenía trabajos pendientes por realizar, los cuales prometían un beneficio lucrativo de su agrado, no vió nada negativo en mover sus cartas en un orden diferentes esta ocasión. El azar también podía terminar ayudándole en sus investigaciones… Solo necesito seis posibilidades un dado, y la suerte decidió. El sitio indicado, el sitio debido ahora era ni más ni menos que… El distinguido Bar Cloud Nine. Vaya si, le gustaba ese nombre, tenia estilo. Aunque no le importaba el estilo.

Caminó por las humedecidas calles de una cálida llovizna pasajera de verano, cosa extraña tal vez en otro sitio, pero no en esta Isla. El cielo ahora se mostraba claramente despejado, con una luna a medio formar, con un llamativo tono entre plata y blanco que resultaría sobrenaturalmente hermoso a los ojos de cualquiera. Si en definitiva no le agradaba. Mientras andaba sus manos permanecían guardadas en los bolsillos de su chaqueta roja pero no exageramente llamativa, mientras que su cabeza era cubierta por la amplia capucha; inclusive su rostro era casi indistinguible con la máscara de gas que lo cubría; pero no era nada incómodo ni raro a su parecer, le hacía sentir personalmente agradable. Aunque quizás los demás no opinaran lo mismo. Sin embargo, el silencioso paseo de Shinra fue breve, su caminar rápido pero sigiloso, casi como una sombra, siempre le hacía llegar pronto a su destino, a veces demasiado pronto. Se coló por un casi imperceptible callejón hacia la parte trasera del bar, observando una puerta negra cerrada con llave. Extrajo una de sus manos de su chaqueta, abriendo la puerta con una llave de un tono metálico oscuro que poseía y penetró calladamente al lugar. Su intromisión hasta una habitación que daba al acceso al Bar no fue notada, y sin más dificultad se coló en el espeso ambiente con aroma a alcohol y cigarrillos; por suerte llevaba su máscara. Nadie le noto dado que la iluminación era baja, por lo que fue hasta una de las mesas más apartadas, sentándose en el acolchonado sillón de que tenia forma redondeada casi envolviendo una mesa, y usando sus habilidades logró que las luces cerca de su posición destacaran aún menos, quedando como un tranquilo gato agazapado en la noche.

Sólo alguien notó su entrada, el Barman, quien le dirigió una mirada discreta. Ya le conocía, sabía de sus entradas imperceptibles y mal hábito de entrar por la puerta trasera, pero solo necesito hacerle una negación leve para que supiera que no debía interrumpirle, así como tampoco requería que le atendieran. Luego de unos minutos, observando todo el bar desde su posición extrajo tres dados negros de su bolsillo y los alineó sobre la mesa, ellos serian su táctica de investigación esta noche.

-Digno de Suerte… o no? -Sonrió inocente por debajo de la máscara, esperaba buen sujeto esa noche, que valiera la pena en medio de un juego de suerte.
avatar
Shinra
Hacker/Psíquico
Hacker/Psíquico

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/07/2012
Empleo /Ocio : Contrabandista de Información

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Vitar Schmidt el Miér Jul 11, 2012 6:52 pm

El ir y venir de la lluvia solía proporcionar calma, un pequeño espectáculo agradable a la vista y a la paz mental, aunque también daba el perfecto escenario para un misterio. Sucesos así no eran difícil de encontrar en esa isla maldita. Aquel núcleo que desbordaba ese poder diferente e imparable que aterrorizaba y seducía… o en la mayoría de los casos enloquecía. La locura era ese veneno igualmente dulce, similar a la seducción, pero aún más complejo y retorcido. Posiblemente eso fue lo que atrapó a aquel hombre que carecía de un verdadero rostro y un verdadero nombre. Ese hombre de cabello azabache que había decidido morir prácticamente con anterioridad y que llevaba nuevas ambiciones consigo.

Ese hombre había pasado la tarde al interior de su oficina en el ayuntamiento, el movimiento del dinero de la bolsa movido a tal distancia era una curiosidad. Era un seguro y ya trabajaba en otro cuando hacía crecer los fondos del arca fiscal de la isla. Si el primer paso era casi seguro volverse alguien indispensable. Después de todo si no fuera por esas exorbitantes cantidades de dinero que ocultaban hechos terribles, haría tiempo atrás que el mundo exterior se hubiera percatado que ese pequeño trozo de tierra tenía algo malo. De todos modos para cualquiera eso sería un trabajo tedioso, excepto para Vitar, podía escuchar el sonido de la lluvia y verla por su ventana entre maquinaciones, hasta que decidió que era hora de partir.

Algunas noches como esa decidía tomar una parada intermedia, un sitio en especial en el que relajar su mente de verdad. Solo un placer pequeño era requerido en esa velada, así sus pasos se dirigieron sin demora, pero sin apresurarse. La llovizna caía ligera y su paraguas lo cubría lo suficiente para avanzar sin problemas por la acera de la calle. Las farolas dejaban el camino claro y despejado, pocas personas transitaban en ese frío que se iba manifestando de a poco, hasta que entre las tiendas destacaba ese bar degusto agradable. Solo se despojó de su impermeable y el paraguas para ir a sentarse hasta la barra.

- Un Bourbon sin hielo – pidió mirando a los ojos al barman, uno de esos individuos que había visto muchas veces por la isla, pero que no había cruzado con su persona más de unas pocas palabras. Aún así sus preferencias ya eran conocidas, no hubo preguntas sobre cual prefería, había una cosecha en especial que desde hacía un año quería cada vez que llegaba allí. Esa aparente rutina le ayudaba a ocultar otro tipo de cosas. Como su disimulada observación de su entorno, ese placer que se daba tratando de descubrir en medio de la soledad, cual era el verdadero rostro de aquellos aparentes desconocidos.

Solo un hecho llamó la atención de manera diferente. Un apagón en el que las personas quedaron inquietas, las voces se alzaron en quejas y algo comenzó a suceder a su alrededor. No podía ver nada en absoluto, pero algunos gritos ya de enfado advertían que las cosas no seguirían de modo tan tranquilo. Por seguridad metió su mano en el bolsillo interno de su chaqueta donde palpo su arma. Una apuesta peligrosa, pero por fortuna la luz eléctrica temblaba en un rápido ir y venir… en cualquier momento podría volver de modo definitivo.
avatar
Vitar Schmidt
Administrador General/ Humano Independiente.
Administrador General/ Humano Independiente.

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Shinra el Miér Jul 11, 2012 7:35 pm

Observó como el ambiente se tornaba tensó ante la vacilación de las luces causada por el, que no cesaba ni lo haría hasta que consiguiera lo que había ido a buscar. Shinra no pudo evitar sentirse un poco más animado de que el movimiento comenzara tan pronto, aunque de por si era una reacción predecible; sin embargo estaba negado a dejarse desanimar esa noche. No era dado a llamar la atención, pero seguramente sería aún más llamativo si caminaba con su apariencia bajo la luz del bar como si nada, lo sabía gracias a diversas experiencias. Finalmente, cuando había suficientes voces alzadas, pasó a evaluar lo más importante, las personas calladas. Esos individuos que pretenden ser silenciosos, imperturbables o inocentes eran de los que podía obtener información a veces valiosa, otras interesante… Otras inclusive inútil. Sin embargo dejaría el pesimismo como su última carta.

Exploró rápido pero sin prisa a cada persona del Bar, género masculino que estuviera vestido de manera pulcra y profesional, o al menos cercano a estas características. El primer sujeto, primer dado… Número tres. No quería impares esta noche. Próximo sujeto, segundo dado, número 4. Ese número le parecía aburrido… Su vista decidió alejarse de las mesas hasta la barra, Habían solo dos hombres con el perfil que buscaba, número uno y número dos, fueron identificados. Que la suerte decidiera; arrojó el último dado en una limpia tirada y se detuvo lentamente luego de varios saltos en la mesa. Un bonito número dos blanco en el dado negro. Se levantó, tomando sus pequeños maestros del azar para regresarlos a su bolsillo y se levantó, deslizándose con agilidad entre diversos puestos hasta llegar a la barra.

Se detuvo junto a el sujeto número dos, un hombre de cabello negro algo largo. Llegó por el punto ciego del contrario por así decirlo, cuidando de no entrar ni por un segundo en su campo de observación mientras se le acercaba, aunque no dudo en llamar su atención una vez que estuvo a su lado, observándole tranquilamente a través de la máscara.

- ¿Le persigue alguien Señor? -Preguntó con su voz tan calmada que se asimilaba a un tono monótono, aunque obviamente su interés si estaba sobre esa persona justo ahora. Había notado la curiosa acción de palpar dentro de su abrigo, entiendo al instante lo que esto significaba y preguntándose el por qué de la actitud tan tensa del sujeto.

Aunque el psíquico debía darse prisa y no dejar que aquel juego de luces se extendiera demasiado, deseaba probar primero unos cuantas reacciones de parte de su recién elegido objeto de experimentos por aquella noche a quien no dejaba de observar fijamente, apoyado de espaldas contra la barra.
avatar
Shinra
Hacker/Psíquico
Hacker/Psíquico

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/07/2012
Empleo /Ocio : Contrabandista de Información

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Vitar Schmidt el Jue Jul 12, 2012 9:01 pm

Hay juegos en los que debe primar más la estrategia que la sola suerte. Esos dos son elementos que muchas veces se enfrentan… y en otras colaboran, pero al estar presentes es interesante, o al menos da posibilidades sugestivas las que se pueden dar. Después de todo es importante ver que cartas tienes, si no te gustan, mejor no participes en el juego.


Se había quedado detenido un instante, podía palpar la pistola que tenía en su bolsillo interno. Si las cosas se ponían lo suficientemente mal tendría que usarla sin el silenciador lo que podría causar problemas, pero era mejor a terminar desangrado. Miraba en la dirección que recordaba la salida delantera, sabiendo que no era la mejor opción para salir… tal vez la trasera dependiendo de las opciones que se mostraran. Pensar rápido con la adrenalina en las venas era la única manera de sobrevivir por un tiempo considerable en ese peligroso lugar. La luz seguía temblando de modo indeciso, como si no pudiera desplegarse en su mejor esplendor. Era como si viera sombras e imágenes interconectadas del movimiento de todos los presentes hasta que algo que podría haber infartado a cualquiera (excepto al hombre de fría mirada) sucedió. El sonido de una voz junto a él, en un lugar donde no había nadie segundos atrás.

Su mirada se dirigió de inmediato en esa dirección y encontró a un tipo muy raro. A penas lo había visto por la temblorosa iluminación. Joven, encapuchado y con una mascara que lo ponía bastante intranquilo en el fondo. De modo que de manera automática había presionó su arma, pero a esa distancia era mejor actuar de un modo totalmente diferente, la clave era avanzar pasos por adelantado. Junto al arma en el bolsillo tenía una cigarrera plateada que extraño calmadamente, aunque no dejaba de ver de soslayo a aquel individuo que había hecho esa pregunta.

- No tengo idea que pregunta – dijo firme antes de tomar el cigarrillo con sus labios y sacar su encendedor de otro bolsillo para prender aquel cilindro de tabaco y absorber una voluta de humo. Se giró un poco más para verle aunque el juego de penumbras era – y tampoco esperaba a nadie – comentó con desinterés, aunque su mirada intensa hablaba de una enorme atención presente. - ¿se le ofrecía algo? – preguntó de modo directo, dando vueltas las tornas.

Su bebida había sido servida y a su alcance estaba el cenicero donde depositó las primeras cenizas de lo que se estaba consumiendo.
avatar
Vitar Schmidt
Administrador General/ Humano Independiente.
Administrador General/ Humano Independiente.

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Shinra el Vie Jul 13, 2012 10:07 am

Su cabeza se ladeó por un instante mientras permanecía en silencio, observando fijamente en dirección a la chaqueta del contrario sin que este lo notara gracias a la máscara, más específicamente miraba donde se encontraba el bolsillo interno que guardaba el arma, era válido destacar que no lo sabía por una simple habilidad de adivinar, sino porque lo suyo era evaluar más propiamente el “aura” o tensión que emanaban las personas, y dependiendo de ello definir ciertos puntos. En este caso, podía sentir una tensión similar a peligro cada vez que movía su brazo o en todo caso mano dentro de su abrigo, al mismo tiempo percibía un aire de cuidadosa responsabilidad por sus acciones una vez que su mano tocaba el interior de su abrigo; eso de por si definía para Shinra que el hombre poseía un arma. Aún así el hecho de que extrajera una cigarrera en vez de aquel objeto peligroso no le desconcertó.

Le dejó hablar, con una calma tan fluida que no concordaba con la tensión o alboroto cada vez más destacable a su alrededor… Por otro lado la respuesta de su sujeto elegido y recién conocido, no le desagradó, ahora sentía más confirmada la posibilidad de poder llevarse al contrario sin interrupciones. Su cabeza se movía ligeramente cuando su vista se desviaba del hombre para seguir el casi imperceptible camino del humo producido por aquel cigarrillo, en una actitud similar a una distracción infantil. Sin embargo volvió a enfocarse con la misma facilidad y rapidez.

- Si no esperaba a nadie, entonces no habrá problema en que le invite alguien. –su mirada volvió a fijarse en el sujeto de cabello negro, aunque el efecto era ligeramente más inquietante dado que los oscuros cristales de la máscara no permitían mostrar sus ojos. En un instante se le acercó, invadiendo considerablemente su espacio personal a tal punto, que de no ser por la máscara habrían sentido sus respiraciones mutuamente, una de sus manos sujetó la mano libre del contrario, omitiendo la otra dado que estaba ocupada con el cigarrillo y realmente no quería ese venenoso aroma más cerca. La mano restante de Shinra se coló dentro de la chaqueta ajena, recorriendo el camino ya mentalizado hacia el bolsillo y sujetando la pistola en solo un segundo, justo como suponía. La movió con movimientos cuidadosos pero no inseguros, apuntando hacia un costado del elegante caballero; la amenaza era obvia sin decirlo, si no se mantenía quieto la bala iría contra su cuerpo de manera inevitable.

- Sólo quiero que me acompañe para tener una conversación con usted, así que no se altere… -Explicó, manteniendo el mismo tono lleno de calma mientras que su respiración sonaba a través de la máscara de gas de una manera que podría resultar algo perturbadora- pero por supuesto no aceptaré una respuesta negativa, tenga eso presente –agregó con un tono cordial, casi sonriendo, aunque la pistola seguía presionándose peligrosamente contra un costado del contrario y valía destacar que Shinra no era ningún inexperto en el manejo de armas-

avatar
Shinra
Hacker/Psíquico
Hacker/Psíquico

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/07/2012
Empleo /Ocio : Contrabandista de Información

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Vitar Schmidt el Dom Jul 15, 2012 6:31 pm

Cuando te dejan entre la espada y la pared es imprescindible tratar de hacer algo. Solo que el modo de jugar con el oponente debía ser sutil, mucho más cuidadoso que si se tratara de algún tarado más que busca la buena fortuna o darse un buen almuerzo. Solo ello dejaría la opción para ver un poco más de la verdad que se espera encontrar.


Al hombre de oscuros cabellos no le gustaba nada la presencia de aquel tipo que parecía querer intimidarlo con su sola presencia. El problema era que no sabía de quien se trataba o porque lo estaba haciendo. Si fuera alguien enviado de parte de su lejano pasado no habría perdido la oportunidad de dejárselo en claro y haberle dado un tiro lo antes posible. Sino que se encontraba allí mirando como el humo se dispersaba en el aire como si solo fuera una ilusión. Las posibilidades que se abrían ante él era que quizás no estaba seguro de su identidad o que lo que lo había traído ante su presencia distaba de aquello que había pensado en un primer segundo.

- Lo siento, pero detesto beber con personas a las que no les veo la cara – mencionó antes de darle un buen trago a su bebida, pero ese sujeto había avanzado demasiado. Literalmente se metió en su ropa, pero no con intenciones divertidas precisamente. Sintió la presión de su arma contra su costado como si eso le hubiera dado el triunfo. Le miró de costado con esas orbes que destilaban acidez a pesar de que la confusión de la iluminación lo entorpeciera. De todos modo para Vitar quedaba claro que eso quedaría plasmado para el otro. – Vaya modo desesperado de captar la atención de alguien entonces – respondió con soberbia frente a esa explicación. Salir fuera podía ser especialmente peligroso en esos momentos, pero quedarse dentro del bar tampoco auguraba mejores posibilidades. Solo tenía el punto de que esa arma se le quitaba el seguro de un modo que solo el propio Vitar sabía. – Entonces siéntese a mi lado si no puedo tener más alternativas. – ofreció, mirándolo de un modo más directo.

Antes se había enfrentado a la muerte y se había escapado en más de una ocasión. No iba a demostrar un especial temor aunque estratégicamente sería más acertado demostrar debilidades para que el contrincante no tuviera sospechas. Lamentablemente el orgullo de aquel hombre podía superar con creces su buen juicio. Le dio otra calada a su cigarrillo antes de jugar con el cilindro entre sus dedos una vez más. Contaba con los elementos que tenía presente y la cercanía tan estrecha de aquel individuo. Eso podía ser una ventaja o una debilidad en cualquier momento. Se preguntaba que tramaba.

-Entonces ¿qué es aquello tan importante de lo que me desea hablar? – invitó con un tono frío y desinteresado, casi como si estuviera hablando con cualquier persona. Probaba cuanto podía permanecer aquel sujeto en esa actitud calmada, después de todo él no podía saber con cuanta sinceridad le había estadi hablando hasta ese segundo.
avatar
Vitar Schmidt
Administrador General/ Humano Independiente.
Administrador General/ Humano Independiente.

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Shinra el Dom Jul 15, 2012 9:46 pm

Realmente le divirtió el comentario sobre estar desesperado, le habían llegado a decir muchas cosas pero nunca algo así. Continuó sosteniendo el arma y evaluando con increíble atención al sujeto de cabellos negros, notando el punto de seguridad que mostraba de manera tan inquebrantable, quizás había un detalle en la ecuación que se estaba perdiendo? Bueno, no importaba, no sería justo tomar todas las cartas ajenas si esperaba tener un juego divertido. Por otro lado la reacción del contrario le gusto... No, mejor dicho. Le encantó, el hecho de que siguiera luciendo esa elegante seguridad junto con ese prepotente orgullo, casi retándole a disparar con la mirada se le hizo una combinación de acciones sencillamente perfectas para haber sido elegidas al azar. Su risa, algo baja sonó a través de la máscara mientras negaba ligeramente con el rostro, no pensaba sentarse allí, no le agradaban los sitios con tanto ruido, eran incómodos para hablar.

Volvió a fijar su mirada en los ojos ajenos, y con desenvolviéndose con una naturalidad casual, extrajo el arma del contrario de su chaqueta de una manera completamente imperceptible para alguien ajeno a ellos dos, guardándola en uno de los bolsillos de su cómoda chaqueta. Luego soltó la mano que había estado sujetándole al contrario, guardándola también en el otro bolsillo.

- Como ya te he dicho, necesito que me acompañes… Este lugar es muy ruidoso. –Explicó con sencillez.- Pero no es justo que yo sea el único con algún interés en la conversación, así que te daré otras opciones. –sacó los tres dados y se los pasó al otro- Tú número de la suerte es el dos; si logras sacarlo a la primera tirada con uno… Te devolveré el arma, es una promesa. Por lo tanto es casi como un contrato seguro. Si sacas un dos, en cada unos de los otros dados de igual forma, podrás exigirme dos cosas más durante nuestro encuentro –Propuso, tranquilamente. Después de todo, no tenía interés en matarlo, y al mismo tiempo buscaba ver que tan entretenido podía llegar a ser aquel hombre.

- Claro, el trato sólo es válido si vienes conmigo. No te daré el arma hasta no tener lo que busco… Y eso significa que también soy libre de usarla contra tí- aclaró mientras hacía sonar el seguro, indicando que lo había retirado. Sí, al final había terminado por adivinar lo del seguro por pura casualidad, aunque era sólo un gesto para ver si lograba intimidarle. Comenzó a caminar hacia atrás y provocó que las luces parpadearan con una violencia perturbadora, más que antes, para luego terminar de apagarlas por completo. En ese instante, sus ojos brillaron rojos bajo la máscara, destacándose a pesar de los cristales o la oscuridad – Sígueme… - le indicó, en voz baja. Aún de espaldas se apartó de la barra, sin apartar su mirada del pelinegro y luego enderezó su cuerpo hacia el frente, colándose por una puerta cercana y atravesando un pasillo, que llevaba a una sala privada del bar.
avatar
Shinra
Hacker/Psíquico
Hacker/Psíquico

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/07/2012
Empleo /Ocio : Contrabandista de Información

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Vitar Schmidt el Lun Jul 16, 2012 3:10 pm

Presionar la suerte era algo que destacaba por ser arriesgado, una irreverencia escasa que sacaba escalofríos a la mayoría de la gente. Es un rasgo que puede ser tomado de muchas maneras, pero lo cierto es que quien no se arriesga no cruza el río. Y en esos momentos Vitar jugaba a su propio estilo, solo que este siempre terminaba persiguiendo la victoria.

Vio como aquel individuo movía la cabeza de manera negativa ante su ofrecimiento, pero no era como si le hubiera tomado por sorpresa. Quizás un poco ese sonido extraño que asemejaba una riza, pero solo eso. El hombre de ojos azules había supuesto que no aceptaría incluso antes de decir esas palabras en voz alta. Simplemente deseaba ver su reacción y tomarse algo de tiempo. Así que no se decepcionó con lo que consiguió. Solo aclarar que no era como si le gustara ver que sacaba su arma, por lo que brevemente una flama de ira se desató en sus ojos, pero los mantuvo en control. No perdió de vista el lugar en que la había guardado. Claro que no de modo evidente, había vuelto a dar un trago largo de su bebida mientras escuchaba ese pequeño ofrecimiento que llamó su atención y le miró con una ceja alzada a la espera de su explicación. Vio los dados en frente de su vaso y examinó uno con su mano.

No estaba seguro de que lo que decía fuera a ser cumplido o si solo era un modo de convencerlo de que fuera con él sin hacer algo imprudente o que le causara alguna dificultad. Lo que no le gusto nada de nada la pelinegro fue que el tipo ese logro descubrir como destrabar el gatillo de su arma. Sin lugar a dudas le puso tenso, pero no se acobardaría. No creía que fuera esa noche en la que muriera y tampoco estaba dispuesto a actuar como una rata insignificante para mantenerse a salvo. Había empezado a jugar también y no se retiraría a esas alturas de la partida… estaba solo empezando.

Guardó los dados en el bolsillo externo de su chaqueta, podía sentir al menos en una primera impresión que estos no estaban cargados, así que solo se estaba arriesgando… incluso más de lo usual. Por lo que calculaba tenía una opción en doscientas diez y seis de sacar tres dos, una en treinta y seis de sacar dos dos y una de seis de sacar al menos un solo dos. Tomó su vaso de licor y le siguió hasta el salón privado que había en el bar, sin dejar de ver al extraño sujeto, pero conciente de que era algo mutuo, podía intentar algo, pero tenía un poco de curiosidad. El lugar al que entraron era discreto con cortinas que lo rodeaban, una mesa en el centro y dos amplios sofás aterciopelados.

- Supongo que es momento de arriesgarme… - dijo con voz seca mientras revolvía en su bolsillo los dados, mientras daba una calada ultima a su cigarrillo y tirarlos encima de la mesa. Aquellos pequeños cubos avanzaron con unos golpeteos antes de terminar girando. Salió un dos, luego otro dio un seis y el ultimo termino con otro dos - ¿Qué consigo con esto? – preguntó sacando su encendedor y jugaba con él entre sus dedos. De todos modos estaba derecho sobre el sofá observando al otro que parecía en todo momento tan tranquilo que no le gustaba. No dejaba traslucir nada de lo que pudiera sacar una buena deducción de sus intenciones. Eso significa que es bueno, muy bueno…
avatar
Vitar Schmidt
Administrador General/ Humano Independiente.
Administrador General/ Humano Independiente.

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Shinra el Jue Jul 19, 2012 7:37 pm

Al llegar a la habitación, caminó por esta con aire distraído mientras el caballero de cabello negro entraba después que el. Lo miró de reojo, sonriendo internamente para luego ir a si situarse detrás de uno de los sofás, apoyándose con ambas manos en el respaldo y observando las acciones del contrario como si fuera una representación de algo artístico y completamente cautivador, claro que estas emociones no podían ser leídas en sus ojos dado que la máscara seguía cubriéndole. Le permitió tomarse su tiempo para realizar la tirada de los dados, pero cuando lo hizo el resultado que surgió tal vez demasiado rápido para su gusto le asombró maravillosamente. Aquella era una muestra de suerte en el azar realmente rara, y lo cierto es que le encantó el hecho de que su elección hubiese resultado ser un sujeto tan interesante, tal vez era un contador al tener semejante afinidad numérica? Bueno era muy posible, ya lo descubriría. Se enderezó, rodeando el mueble nuevamente para acercarse a la mesa, observando de cerca los dados; luego como si nada sacó su teléfono del bolsillo de su pantalón y tomó una foto. Sonrió ligeramente, sacándole una foto también al contrario sin molestarse en pedirle permiso, para luego volver a guardar su teléfono como si nada. Tenía la costumbre de registrar hechos que surgen de esa manera durante sus experimentos, esperaba que al otro no le hubiese incomodado demasiado; aunque si ese era el caso tampoco le importaba mucho ese detalle.

Alzó la vista hacia el hombre nuevamente, viéndolo jugar con su encendedor y acercándosele para evaluar su rostro más de cerca aprovechando que la iluminación en esa habitación era más adecuada, luego se retiró de la misma manera en que se había aproximado, aún en silencio.

-Bueno, con esto tienes asegurada la devolución de tu arma. Y… -Habló finalmente, mientras se encogía de hombros, dado que el arma en si no le interesaba realmente le daba igual. Caminó hasta uno de los muebles y sentándose en éste de manera despreocupada, apoyando su brazo sobre el espaldar- No lo sé, puedes pedirme lo que quieras dado que esa era la otra parte del trato. Claro que también debes darme una buena charla mi querido número dos-Dijo cordialmente, sin reparos en llamarle por el apodo que le había asignado por cuenta propia. Le observó a través de la máscara y con su mano le indico con un gesto que tomara asiento, aquella noche podía conseguir un nuevo e interesante expediente, eso de por sí le puso de buen humor. Realmente no sabía que pediría el otro, aunque había definido a rasgos generales su personalidad de manera mental, no era un adivino. Pero eso le aliviaba, la incertidumbre era una ansiedad gratificante en ocasiones, si llegara a adivinarlo todo no sería divertido.

- Te cedo la palabra, primeramente. Es bueno compartir una charla amena con alguien, así que dime planeas exigir algo comenzando o prefieres dejarlo para el final? –interrogó, con un tono tranquilo que guardaba muy bien la emoción que tenía el psíquico en ese momento. Realmente, uno de sus aspectos tal vez más problemáticos era esa imparable curiosidad, y vaya que sin duda alguna el contrario había sabido como despertarla aún si no era consciente de ello.
avatar
Shinra
Hacker/Psíquico
Hacker/Psíquico

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/07/2012
Empleo /Ocio : Contrabandista de Información

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Vitar Schmidt el Dom Jul 22, 2012 1:05 pm

Jugar entre el azar, los riesgos y la prudencia era ciertamente un paso de equilibrios que difícilmente se podrían mantener con facilidad. No, era complejo en esos momentos enfrentarse a una contrapartida desconocida. Después de todo dentro del arte de la guerra se comentaba que conocer al oponente y sus fuerzas era uno de los puntos más importantes. Tendría que partir por allí sin rebelar por completo sus propias fortalezas y debilidades para ello. Así el juego avanzaba.

Frunció el ceño al ver que era fotografiado por el celular de aquel extraño desconocido. Solo que en el fondo guardaba calma a pesar de aquel temblor que lo había inquietado. Ese no era su antiguo rostro, ni tenía su antigua identidad, estaba seguro de los fantasmas del pasado de momento. No obstante no dejaba de llamarle la atención el modo en que aquel sujeto jugaba de manera tan libre con su espacio personal, como si no le importara en lo más mínimo y a su propia persona no le incomodase demasiado la cercanía. Su modo de hablar tan desinteresado como un niño caprichoso que quería ser entretenido le parecía un buen punto de abordaje, así que conciente de que los ofrecimientos podrían ser rotos debía comprobarlos.

Se le había dado la opción de sentarse o hablar de lo que deseara, pero tenía su propio modo de ir evaluando las cosas. Avanzó un paso a la vez hasta el lugar en el que el desconocido se había sentado, inclinándose hacia delante, una de sus manos quedo extendida frente a él, claramente pidiendo su arma que según había quedado nuevamente a su disposición, mientras que la otra se apoyó en el muslo de aquel hombre muy cerca de su entrepierna, como si el gesto hubiera sido totalmente descuidado y solo hubiera sucedido. Claro que no era así, tenía sus planes y había comenzado a tantear terreno por decir así. Incluso si estaba cubierto por una mascara la tensión muscular se notaría al tener su tacto en un lugar estratégico.

- Entonces te pediré que me regreses aquello que me has quitado en el salón principal del bar – pidió mirando hacia las lentes de aquella mascara de gas, tratando de distinguir algo en ellas, probaba de ver sus ojos, aunque con la tenue luz era difícil. De todas maneras su mirada era evaluativo, frío y por lo demás calculador – Y si quieres una charla, me es difícil empezar simplemente de la nada, quiero saber si realmente puedo pedirte lo que sea con mi “exigencia”. – sonrió ligeramente con su mirada dentelleando como si pudiera atravesar con ella las lentes de la mascara, atravesar esos ojos escondidos y llegar a través de su carne a la parte posterior de su cabeza – Se me hace interesante saber cuales son tus límites, solo para ver cuando haré mi pedido. – no se había movido ni un ápice en esos instantes – Por ejemplo podría pedirte que te desnudaras por completo… pero ¿Lo haría señor desconocido? – su mirada no mostraba lujuria especialmente, no, había una clase diferente de pasión, la excitación de divertirse en un juego que recién estaba descubriendo.

De todas maneras tras esos segundos se irguió para mirarlo desde arriba, con lo que la luz tenue formaba sombras en su rostro. Podría pedir tantas cosas, dependiendo del límite que estableciera aquel individuo. Desde marcharse luego de esa breve charla. Efectivamente presionarlo en un lado más sensual si veía que se incomodaba o un millón de etcéteras. No era precisamente alguien poco imaginativo
avatar
Vitar Schmidt
Administrador General/ Humano Independiente.
Administrador General/ Humano Independiente.

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Shinra el Miér Jul 25, 2012 9:04 pm

Lo observó acercarse, sin inquietud alguna sino más bien esperando cualquier acción o palabra por su parte. Contempló aquella mano que se extendió delante de él, pero fue distraído al sentir que la otra mano se apoyaba en su muslo en un contacto tan directo que casi parecía íntimo; de haber sido alguien normal seguramente se habría abochornado por aquella acción, pero al psíquico solo le pareció curioso. Bajó su mirada sin molestar en disimular e incluso sin dar la más mínima muestra de exaltación, mirando directamente esa mano sobre su pierna, tan cercana a su zona intima y volvió a subir su mirada como si nada, fijándose en el rostro de su objeto de observación. Se mantuvo sin moverse a pesar de escuchar claramente que solicitaba le fuera de vuelta su arma; prefería esperar a que terminara de hablar, dado que al parecer era difícil hacerle soltar algún sonido a aquel hombre, no quería correr el riesgo de interrumpirle y ganarse un nuevo silencio de su parte, eso sólo haría más lenta la noche y más grande su ansiedad.

Casi pudo reír de emoción al oír la creativa petición, aunque tampoco completamente original. Bien podía tomarse aquello como una búsqueda, o comprobación de límites, un hecho de psicológica evaluación de parte del contrario completamente ajena a intenciones morbosas. Pero, podía sentir que no era todo tan teórico como el sujeto de cabellos negros quería hacerlo parecer exteriormente, aquel comentario también revelaba una mórbida curiosidad departe de su querido número dos; él también quería participar en aquel juego aunque seguramente su personalidad o instinto trataran de simplemente marcharse. Se relamió los labios sutil y ligeramente por debajo de la máscara, su mente divagó hacia el aroma del cigarrillo que seguramente ya no estaría en el ambiente, o por lo menos ya no tan intenso. Su rostro, levemente elevado para seguir visualizando a la cara a su interlocutor se ladeó con un gesto que se asimilaba al de un niño ante algo que no es capaz de comprender, pero en su caso era más bien una acción juguetona.

- Perfectamente comprensible tu punto, número dos. Responderé lo primero… Los términos de acuerdo aplican que sólo te daré el arma al tener mi conversación. Si te pones difícil en ese aspecto, es decir te niegas, no te la devolveré porque estarías rompiendo el trato. –Dijo con el mismo tono tranquilo que había empleado en el bar. Luego de una leve pausa, se levantó, apartándose del contrario, evitando rozarle siquiera mientras se apartaba del mueble y caminando hasta el otro mueble de la habitación, dándole la espalda pero sin descuidar sus movimientos ni un instante. Una de sus manos, le retiró la capucha de la cabeza mientras que la otra desajustaba la correa que le sujetaba la máscara y se la quitaba lentamente.

- Y en cuanto a lo segundo… -Terminó de retirarse la máscara, dejándola sobre su mano derecha y ladeando el rostro en una acción pausada, mirándole de reojo- Te repito, he dicho… cualquier cosa. Siempre y cuando me des lo que quiero –sonrió lentamente, con un aire ligeramente perturbador, mientras que sus ojos aún de un intenso color rojo raro en un humano, se fijaban en el rostro ajeno. Su piel pálida se destacaba con el contraste de su cabello oscuro, haciendo resaltar al mismo tiempo la rareza de sus orbes.

Se giró nuevamente, con calma, mirando de frente al otro. El hecho de dejar ver su rostro mientras realizaba una entrevista tan experimental como aquella era sin duda otro acto impulsado por el azar; casi nunca se quitaba la máscara y pocas personas conocían su verdadero rostro. El que le hubiese permitido al contrario verle la cara, era sin duda algo increíble que demostraba cuanto se estaba entreteniendo en ese juego, así como lo mucho que se estaba internando en aquella situación de la que no permitiría al pelinegro zafarse con facilidad.

-Entonces... Vitar Schmidt, él de dos caras.. Mi querido número dos... Jugamos?-dijo, interrogando con un tono frío, como si recitara una oración cuidadosamente redactada, pero sin borrar la sonrisa de su rostro. Que hubiese descubierto su nombre, había sido obra de una lectura en su mente casi accidental mientras le miraba a los ojos, por otro lado también había visto algo sobre un antiguo rostro, leyendo en ese aspecto un temor de parte del hombre; así que por ello lo había mencionado, queriendo ver su expresión ante esto.
avatar
Shinra
Hacker/Psíquico
Hacker/Psíquico

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/07/2012
Empleo /Ocio : Contrabandista de Información

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Vitar Schmidt el Dom Jul 29, 2012 4:04 pm

El debate interno era más que interesante, plantearse si participar o no en una posible trampa, estar entre esos puntos que podían avecinar algo, un riesgo contra su persona. No era sencillo, pero bien sabía que lo peor era mostrar debilidad. El solo olor de sangre de una herida hacía que las bestias se dispusieran a atacar y no estaba dispuesto a mostrarse como una posible victima


Las reacciones de aquel individuo fueron completamente fuera de lo usual, no era como si aquello le sorprendiera demasiado, tenía por decir así una coherencia con sus otras acciones, pero que terminara por moverse de esa manera, respondiéndole de manera tan calmada no podían hacerlo permanecer tranquilo exactamente. Lo veía no era más que otro punto de diversión para aquel sujeto que se levantó con esa negativa momentánea a su petición. Pero permaneció de píe esperando momentáneamente, escuchándolo con toda atención.

- Y lo que quieres es una simple conversación… - señaló completando aquello antes de alzar una ceja que dejaba en claro su duda – aunque no creo que sea tan “simple” esa conversación – señaló, después de todo ¿Quién se tomaba tantas molestias para un hecho tan simple? Era demasiado extraño, pero al menos podía ir sacando lentamente algo en claro, este individuo no era en nada parecido a otras personas que hubiera conocido antes. Cabía destacar que Vitar había conocido un variopinto tipo de personas a lo largo de su vida, desde la más sórdida y baja calaña a personas más que normales, pero este sujeto era raro incluso para haberlo encontrado en Isla Mansel, era casi como si se topara con una especie de extraterrestre.

Con la suave iluminación de aquel salón privado podía distinguir de manera clara esa mirada ajena, no había sido solo el color dado por la mascara, demasiado extraño. Las únicas personas que tenían los ojos rojos de manera natural eran los albinos, pero en ellos no era de esa manera tan fuerte. ¿Lentes de contacto quizás? O se estaría viendo cara a cara con alguna otra clase de cosa. Eran muchas las alternativas que pasaban por la mente del pelinegro, mientras observaba los resquicios de los rasgos atractivos de aquel individuo. Lo que no se hubiera esperado fue esa última frase, esas palabras lo pusieron en tensión de tal modo que era necesario disimularlo lo mejor posible. No podía dejar que notara que eso le preocupaba bastante, podía ser una mala coincidencia después de todo… necesitaba averiguarlo. Permaneció con la misma expresión casi de desdén que había portado en los últimos instantes.

- Pues supongo que no me queda otra opción, no puedo dejar que un objeto que tiene valor sentimental para mí quede en manos ajenas – dijo caminando en dirección a uno de los sillones del costado de esa habitación. Lo de valor sentimental era bastante falso, simplemente no quería dejársela tener y marcharse de allí con sus manos vacías, era permitirse una vulnerabilidad que no deseaba. De todos modos se sentó en el sillón con la espalda recta mientras cruzaba una pierna, apoyando su tobillo en el muslo contrario y apoyaba el codo en uno de los descansabrazos mientras pasaba su mirada por encima de la cubierta de la mesita – Así que señor desconocido, ¿De qué es lo que quiere que conversemos? Después de todo no vamos a conversar de algo trivial como el clima, ¿cierto? – preguntó antes de sonreír ligeramente, inclinarse un poco para tomar una pequeña cajita de la mesa y abrirla - perfecto – mostró el contenido y era un mazo de cartas inglesas – Ya sé que te pediré. – indicó finalmente, no tendría que usar su deseo de la lámpara mágica para ver el rostro ajeno, peor aún así tenía otras dudas. – una mezcla entre “verdad o desafío” y el strippocker – indicó esperando a ver su reacción antes de explicar – por cada partida que juguemos el que pierda tiene la opción de contestar una pregunta del otro o quitarse una prenda de ropa.

Su idea no era tan azarosa como un amistoso juego de cartas, tenía un motivo por ello, una idea que rondaba en su mente, solamente debía ver si su rival era alguien tan bueno sacando información como parecía o si tenía sus propias debilidades. El juego se podía torcer para uno u otro lado, nunca se sabía. Así que de todos modos mientras esperaba las respuestas de aquel extraño individuo fue revolviendo el mazo.
avatar
Vitar Schmidt
Administrador General/ Humano Independiente.
Administrador General/ Humano Independiente.

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Shinra el Mar Ago 07, 2012 1:29 pm

Sus dedos acariciaron la máscara que permanecía en su mano derecha mientras que sus implacables orbes rojizos acosaban de una manera casi sobrenatural toda acción, respiración o movimiento proveniente del elegante sujeto de cabello negro. Cuando el contrario tomó asiento, inició un distraído pero lento paseo por la habitación sin separar su atención de su objetivo, le escuchaba con un aire de curiosidad que es capaz de reflejar un pupilo por un maestro, pero evidentemente la situación rayaba en ser algo muy diferente. Sonrió con un aire condescendiente pero travieso al oírle mencionar lo del clima, sin duda alguna ese hombre no era ningún estúpido y eso aumentaba su nivel de interés, esa aura de perspicacia que se negaba a caer le tentaba a formar una telaraña aún más densa a su alrededor y no dejarle escapar. Detuvo sus pasos no muy lejos de donde el otro permanecía sentado, quedando frente a él aunque su cuerpo estaba de pie hacia un lado por lo que debía ladear su rostro para seguirle observando.

Le tomó por sorpresa, pero de manera grata, cuando el otro declaró con tal certeza en que deseaba ocupar el privilegio que poseía en aquel juego; si bien el pelinegro podía considerar ese derecho a pedirle algo como uno de sus ases bajo la manga, el hecho de que lo empleara para proponer un juego de cartas con reglas de “verdad y desafío” se le hizo algo inevitablemente divertido, pero bastante creativo debía admitir. Esa clase de juego concordaba inusualmente bien con la temática de sus caprichos aquella noche así que aunque pudiera resultar un punto en su contra en determinada forma, no temía al azar, aún si este era bueno o malo… Por lo tanto. No se negaría, tanto por palabra como por interés. En respuesta entrecerró los ojos, relamiéndose ligeramente los labios de manera sutil sólo por humedecerlos y caminó hasta la mesita mientras el otro le explicaba las pautas, que casi había podido adivinar sin que se las dijera. Depositó su preciosa mascara en la superficie de la mesa con ademanes delicados; extrañamente sus movimientos tenían una fluidez casi hipnotizante, como si fueran inusualmente lentos pero mortalmente precisos.

- Bien, me parece una propuesta interesante –se irguió con la misma fluidez luego de dejar la máscara y llegó hasta el mueble donde descansaba la figura de Vitar, tomando asiento en el mismo sofá, aunque dejando un espacio prudente entre ambos cuerpos. Se recostó tranquilamente contra el debidamente acolchado espaldar, mientras que su codo pasaba a apoyarse con un aire casual en el apoyabrazos contrario, para luego recargar su rostro en una de sus manos.

- Sería lo más correcto que iniciara usted, mi querido invitado. Y no se contenga, no es necesario avergonzarse… Estamos en confianza y deseo ver lo mejor de usted. –comentó con un tono elegante e inocente; cualquiera habría pensado que se trataba de alguien indudablemente gentil, de no ser porque la apariencia de Shinra era mortalmente confiada y peligrosamente extraña. - Aún así, me sentiré en la libertad de iniciar un tema a placer, recuerde que las veladas agradables resultan inusualmente cortas... Hay que aprovechar el tiempo - Cuidó en agragar, curvando el borde de sus labios muy brevemente en una misteriosa sonrisa-

El psíquico aún y muy a pesar de su aceptación por el juego, no mostró el más mínimo interés por ver o evaluar el mazo, se podía decir que inclusive le daba igual. Se dedicó a observar el rostro de Vitar sin reparo alguno, como un artista contemplando una obra singularmente especial, mientras su mano libre que ahora reposaba sobre su pierna realizaba unos movimientos algo extraños, sus dedos se alzaban, contraían y flexionaban simulando los movimientos de un pianista sobre las teclas, como si estuviese siguiendo el ritmo de una melodía acompasada e invariablemente regular.

A pesar de ello, en la habitación nada sonaba, muy a lo lejos se escuchaba el ruido del bar; por lo demás lo único allí eran ambos hombres. Shinra amaba ese silencio absoluto, le permitía escuchar la respiración ajena cercana a él y también le dejaba descargar aún más tensión sobre el contrario; se preguntaba si era de esas personas que se incomodaban en las situaciones de excesivo mutismo. La verdad es que se le hacía interesante la idea de comprobarlo, aunque sin duda le era más emocionante acosarle de manera verbal con preguntas que perturbaran su existencia; después de todo, aunque no se caracterizaba por ser especialmente cruel tampoco entraba en el campo de las personas buenas.
avatar
Shinra
Hacker/Psíquico
Hacker/Psíquico

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/07/2012
Empleo /Ocio : Contrabandista de Información

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Vitar Schmidt el Dom Ago 19, 2012 3:55 pm

Había una sola idea que tenía en mente Vitar, una que le decía era su clave para no perder ante ese misterioso sujeto en esos momentos. La certeza de que no debía sorprenderse por nada que el otro hiciera o dejara de hacer. Era esa clase de personas excéntricas capaces de hacer cualquier cosa. Demasiado estrafalario como para ser capaz de pasar desapercibido en una multitud, con atuendo y actitudes, si llegaba a parecer ligeramente normal se sentiría alarmado. De modo que ese paseo que daba el otro mientras le hablaba no parecía demasiado alejado de una actitud rara. Iba todo bien al parecer.

El mayor miró con cierta satisfacción al notar que aquel “desconocido” parecía a gusto con su idea. No era como si hubiera algo claramente marcado que le diera esos inicios. Podía ver esos pequeños gestos en el otro que centraban todo en su persona por un segundo al menos. Eso ya hacía todo más grato. El riesgo que estaba tomando era casi calculado. No era demasiado lo que se dejaba a la suerte, la estrategia estaba delineada de manera simple a modo que esperaba todo fluyera con facilidad, del mismo modo que aquel individuo que se iba acercando para sentarse al lado suyo. Su estrategia había sido pensada de modo minucioso a pesar de los escasos segundos que había estado allí. Esta era una carrera donde se vería quien capturaba a quien. Solo hubiera querido conocer un poco más al otro para poder tener más variables en consideración, pero allí estaba.

El mayor se giró un poco dejando el espacio del sofá entre ambos de modo que pudieran apoyar allí las cartas mientras escuchaba las palabras de aquel individuo. Bien eso dejaba una amplia gama de posibles preguntas por ser realizadas. Con lo que sonrió de mentalmente aunque su rostro no hizo ni la más mínima seña de aquello. Los riesgos aumentaban un poco, pero era hora de partir, así que asintió a esa ultima frase que escuchó. Una velada extremadamente corta. Conocía bien ese sentimiento, cuando el peligro acecha de manera palpable el tiempo se acelera de manera espeluznante. Era algo muy similar a lo que ocurría mientras barajaba las cartas, tenía cierta destreza en ello aunque su ritmo se acoplaba por momentos de manera inconciente en el reflejo escaso de esos extraños movimientos del contrario. A penas distinguía con el borde del ojo aquello, pero su concentración era tal que se delataba en ese reflejo.

El silencio a su alrededor era cortado por los sonidos del exterior y por el corte de las cartas en el aire. Una y otra vez con dedos ágiles y muy hábiles hasta que quedo conforme, creía que estaban muy bien revueltas, lo que daría un largo inicio. Momento calculado excepto si la suerte hacía su aparición cargando hacia algún lado la balanza. Partió el mazo y comenzó a repartir, pero un pequeño ajuste surgió en su mente.

- Creo que para ser más justos con el juego deberíamos poner una ultima regla- propuso antes de explicar de que trataría esta espada de doble filo – si uno de nosotros pierde en una de las partidas y elige perder una prenda en vez de contestar una pregunta es el ganador quien escoge que prenda perderá el otro. - Terminó de decir antes completar la repartición de los naipes. Observó los suyos y no eran precisamente muy buenos. A cualquiera le parecería como si hubiera agotado su suerte con esa ultima demostración con los dados, pero era algo con lo que se esperaba encontrar. Miró al contrario esperando ver su jugada, como era Vitar quien repartía el desconocido debía proponer si pedía cartas o si forzaba mostrar las cartas.

El primer paso estaba dado. Sería curioso ver que prevalecería la suerte, el caos o la estrategia. Era un desafío demasiado interesante como para no disfrutarlo. No lo confesaría abiertamente, pero en un rincón muy profundo de esa alma sellada estaba la diversión haciendo estragos. Una parte de si mismo estaba saboreando aquello como si fuera un bocado gourmet. Solo debía esperar no salir envenenado. Su mirada se encontraba fija en el rostro ajeno, pero más que nada en esos dedos que casi eran lo único que podían dar una señal más exacta de excitación.
avatar
Vitar Schmidt
Administrador General/ Humano Independiente.
Administrador General/ Humano Independiente.

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 03/07/2012

Volver arriba Ir abajo

Re: Azar, Two Faces... [Priv. Vitar]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.